Inspirarte

Proyecto * fotografía *

“Estoy siempre persiguiendo la luz. La luz convierte en mágico lo ordinario” 

Trent Parke

Una mañana me regalaron una cámara réflex bastante vieja. Ese día me di cuenta de que -a pesar de sentir fascinación por el arte de la fotografía- lo único que sabía acerca de tomar fotos era encuadrar (más o menos) y apretar el botón.

Mañana con nubes
Mañana con nubes

-Eso no va a ser suficiente- parecía decir la cámara, a la que no le funcionaba el modo automático.

-Eso no es suficiente- pensé viendo mis primeras tomas, demasiado claras o demasiado oscuras. Era como si hubiesen puesto el aparato en “modo ajedrez”.

-¡Vamos, Kasparov!- le dije a la réflex -¡seguro que damos para más que eso!- En un intento de reparar mi autoestima, me descargué el manual de usuario y comencé a buscar información acerca de “cómo tomar fotos”.

Mi proyecto * fotografía *

Tito Google al rescate aprovechó la oportunidad para bombardearme con todo tipo de datos Ab cámara condita: blogueros, fotógrafas famosas, youtubers aficionados, conferencistas, críticas de arte, profesionales enfadados que enseñan a tomar fotos como si echasen la bronca, manuales, cursos gratuitos, cursos muy caros, cursos en chino, accesorios para la cámara y hasta consejos sobre cómo vestirse como una fotógrafa de verdad…

Escarcha-proyecto fotografía
Escarcha

A esas alturas me sentía ya como Pinocho en una clase de buceo. No sabía ni por dónde empezar… Así que hice lo único que podía hacer: darle una oportunidad a todo. Quien no tiene criterio, necesita dedicar tiempo para formarse uno. ¡A sumergirse! pues… La gente iba con sus auriculares escuchando música y yo, al youtuber de turno explicando el triángulo de exposición.

Poco a poco, palabros como “apertura de diafragma”, “balance de blancos” o “filtro polarizador” comenzaron a cobrar significado. Mi cámara empezó a ver colores, a distinguir formas y a captar composiciones (más o menos).

Tocando el cielo -proyecto fotografía
Tocando el cielo

Digo “más o menos” porque sigo en ello: aprendiendo a pintar con luz (que se dice pronto y suena muy bien). Descubriendo un mundo lleno de posibilidades, de historias y de maneras de expresarse. De arte y de belleza y, sobre todo, de cómo pasarlo bien tomando fotos.


Pero intento no pasarme porque, siempre que lo hago, aparece Pepito Grillo bajo la forma de George Carlin, pegando una chapa visionaria. También está bien disfrutar de la experiencia sin  necesidad de cámaras. A veces, lo efímero es parte esencial de su encanto…

George Carlin “Recording events” Back in town (1996)