Historias del arte,  Sitios

La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

La Mezquita del Cristo de la Luz, también llamada Bab al Mardum, es una de las pocas muestras de arte religioso andalusí que perduran de la época califal y la mezquita mejor conservada de las diez que había en Toledo.

La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: portada.
La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: portada.

La Mezquita de Bab al Mardum

En árabe, “bab” significa “puerta”: el nombre de la mezquita viene dado porque se encuentra cerca de una de las puertas de la ciudad, hoy llamada Puerta Antigua de la Bisagra.

Su fundación data del año 999 y una inscripción cúfica en la portada nos informa tanto del nombre del arquitecto (Musa ibn Ali) como del patrocinador (Ahed ibn Hadid).

La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: portada.
La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: inscripción en la portada.

Se trataba de una mezquita pequeña y modesta, de financiación privada. El edificio sigue la estructura típica de las mezquitas de barrio y encuentra precedentes en hitos como el de Bu Fatata, en Susa, Túnez.

La importancia de un templo pequeño

Tiene una  planta cuadrada y cuatro pilares en el centro (reaprovechados de época visigoda) que dividen el espacio en nueve tramos. Y aquí viene lo más interesante: cada tramo se cubre por una pequeña bóveda de crucería califal. Hay nueve distintas y es uno de los mayores repertorios de bóvedas de crucería que conservamos de este contexto.

Su importancia no tiene tanto que ver con su belleza, como con el reflejo que constituyen. Si esto se hacía en una pequeña mezquita de barrio, sólo podemos imaginarnos el despliegue arquitectónico de los templos más grandes…

La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: las nueve bóvedas califales.
La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: las nueve bóvedas califales.

La Mezquita del Cristo de la Luz se construye con materiales tradicionales de la zona: ladrillo y mampostería, creando juegos visuales. Por ejemplo, se utiliza el ladrillo en esquinilla para dar efectos de luz y sombra y también se realizan paños de sebka (una red de rombos enmarcada en el muro del edificio).

Así mismo, en la fachada noroeste, la red de arcos de herradura y polilobulados con dovelas bícromas hacen homenaje a la mezquita de Córdoba. Nos hablan de que la construcción de esta pequeña obra se enmarca en la época de esplendor del Califato de Al Ándalus.

La iglesia del Cristo de la Luz

En época cristiana (1187), la mezquita fue convertida en iglesia y modificada. Se le añadió un pequeño ábside semicircular de estilo mudéjar, respetando algunas características de edificio original (en ladrillo y siguiendo los mismos diseños).

Fue cuando recibió el nombre de Cristo de la Luz por una leyenda relacionada con Alfonso VI, que conquistó Toledo 1085. Se cuenta que su caballo se arrodilló al pasar por la mezquita. Perplejo, el monarca mandó excavar dentro del edificio y encontró un Cristo junto a una lamparilla de aceite habría permanecido milagrosamente encendida durante 300 años.

La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: vista desde el acceso.
La Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo: vista desde el acceso.

Actualmente, el templo cuenta con un pequeño centro de recepción, por donde se accede al recinto. Además, alrededor del edificio podemos observar los restos excavados de una calzada romana de 6 metros de anchura, dispuesta encima de una cloaca de la misma época, así como una necrópolis cristiana datada entre los siglos XII y XV.